¿Por qué nos cuesta tanto pedir ayuda?

                                               
S
omos seres de vivir en sociedad y grupos, ello hace que nos ayudemos entre nosotros al existir algún tipo de vínculo puede ser familiar, amistad o bien personas de nuestro barrio o interés personal. Siendo de gran importancia para la sobrevivencia si vamos a nuestros años primitivos que de alguna manera somos todavía a pesar que hoy día se evita comentar.
Quizás por esa razón encontramos personas que rehuyen pedir ayuda pese a las circunstancia. Desean mostrarse autosuficientes dando la imágen de ser fuertes.
Dicha fortaleza que se reluce por fuera se refleja por dentro en el organismo causando un síntoma físico o emocional. Se ha comprobado que, obtener ayuda y apoyo de las personas que nos rodean, es un componente de mucha importancia en nuestro estado de la salud tanto mental como física.

Domina más el pensamiento a lo que pueda pensar las otras personas, el temor de que la vean débil le priva a pedir ayuda que podría ser útil en el momento. La negación a la ayuda frena a perdirla.
La persona hasta se puede mostrar orgullosa mostrando un caparezón duro y resistente que a solas se despluma como confetis cayendo de arriba hacía abajo.
Hay un tipo de persona que todo lo quiere hacer por si solas aún cuando las circunstancias son inagotables, puede ser por varios motivos, inseguridad, como se comenta anteriormente miedo al que diran a mostrarse frágil. Otro motivo es el pensar que sin ella que van hacer los demás, por ejemplo familia, colegas o el esposo etc. y lo hace todo ella sola.
Este último es de los que suelen encontrarse en acompañamientos por un síntoma.
Cada persona debe hacer su camino, no se puede hacer el camino por nadie ni se debe, la frase que “Se puede ayudar a un hermano mientras no atrase tu propio camino”.
Si en algún momento se ha pedido ayuda y la respuesta es negativa, aceptar sin juzgar y continuar el pedido a otra persona que esté preparada para ello. En casos se dá que ninguna persona del alrededor ayuda, aquí nos debemos preguntar, ¿Nos ayudamos a nosotros mismos?, ¿De qué ayuda hacía tí te privas?

La ayuda puede ser desde un préstamo de dinero, a necesitar hablar con alguién y desahogarse o que te compre fruta por no poder salir de casa. Al pedir ayuda conocemos a las personas que nos rodean si eres de confiar y devuelves el préstamo (piensa siempre estamos frente al espejo) por lo que atraemos personas como una mima es, la otra persona te escucha cuando lo necesitas y te compra fruta en dias de gripe por lo tanto la relación madura.
El hecho de pedir ayuda en el momento que se necesita nos hace sentir acompañados evitando problemas psicológicos de trizteza y ansiedad.
Al pedir ayuda nos dejamos ver trasparentes, eso no tiene que ver con que sea un fracaso, ni ser inferior a nadie, ni que dependamos de la persona que se le pide la ayuda. Es conocerse así mismo en sus limitaciones y que la situción no se puede llevar a solas. Estas situaciones nos suceden a todos los que vivimos en algún momento de la vida.

Vivimos hoy día en una sociedad de ir cada uno a lo suyo y es muy favorable hasta el momento que una persona se siente incapaz de dar un paso hacía delante por cualquier motivo entonces es cuando nos damos cuenta del valor de la calidad de personas que tenemos alrededor.
El hecho de observar una sociedad que aparentemente de autosuficiente y lo aclaran todo por si mismos puede ser un motivo de evitar pedir ayuda.
Si desde la infancia ya se cala dicha observación, o los comentarios son que tu debes hacerlo solo/a, si te ayuda alguien ya tiene menos mérito, en el hogar no se ha vivido ayudas entre los cuidadores y no te ayudaban, aquí crece la raiz del temor a demandar una ayuda a pesar de ser muy necesaria.
En la educación se enseña a dar pero recibir está visto desde otro vínculo que no nos  muestra las ventajas de saber recibir.
Al mismo tiempo damos en todo instante tiempo a los amigos, familia, compañeros etc. dándolo como algo natural.

Por el contrario en pareja o amistad el pedir ayuda es de gran importancia, de cómo se pide y el momento, a su tiempo evitará que la relación acabe en recriminaciónes.
La otra persona no puede adivinar cuando se precisa ayuda o si bien se desea recibirla a pesar de observar su necesidad. El diálogo sincero y respetuoso es una fuente al camino de pedir ayuda y recibirla.
Ser agradecidos, si no se puede devolver el favor a la persona que te ayuda puedes ayudar a otra, en la Ley Universal el dar y recibir no es necesariamente hacía los mismos sujetos.
Las personas nos sentimos prestigiosas cuando ayudamos a otra persona, si te cuesta pedir ayuda preguntaté, ¿Cuándo tú ayudas a alguien esperas obtener algo a cambio?, date tiempo para contestar a esta pregunta, y sé sincera contigo misma en la respuesta. Se deberá primero modificar las creencias de una misma ya que solemos reunirnos con las personas que nos hace de espejo.
Por una educación exigente y perfeccionista un adulto vive con dificultad el pedir ayuda. Nadie es perfecto ni más que el otro cualquier persona en algún momento le puede urgir de una ayuda puntual.
Cuando la educación se ha fundado en el interés y la falta de cariño conduce a la falta de confianza hacia las personas en general. Pensando que estará en deuda con la otra persona, y hay que devolver el favor.
La vida es un dar y recibir, no necesaríamente coincide con la misma persona que te ayudó cuando vas ha realizar un gesto de ayuda a una persona.
Debo nombrar que la persona que ayuda tampoco debe estar pendiente de cuando se le va devolver el favor (a exceción de dinero o un objeto), el dia que se encuentre en dicha circunstancia de recibir una ayuda le puede llegar de cualquier otra persona, el Universo sabe con la intención de tú gentileza y todo lo retorna por igual o en ocasiones mejor.

Recomendación;
“Pedir ayuda con una conciencia tranquila que vas a devolver el dinero u objeto,
necesitas el gesto sinceramente en ese momento y lo vas a agradecer ya de antemano con ello te atreverás a pedir la ayuda que precisas en las circunstancia que te encuentres”

Un abrazo!
Margarita Avalos
avabioequilibrio.s@gmail.com
https://www.instagram.com/avabioequilibrio/

Margarita Avalos
deandres.lucia@gmail.com
No Comments

Post A Comment