Ir por el mundo llevando la empatía en la maleta

 

                                      Ir por el mundo llevando la empatía en la maleta.

Primero hay que conocer ¿qué és La empatía?, es la capacidad de entender los sentimientos y las experiencias de las demás personas. Es ponerse a ti mismo en
la piel de otro intentando sentir lo que sienten los demás.

La empatía se desarrollla en la infancia, gracias a ella se es capaz de sentir y comprender que están sintiendo los demás.
Lo cual desempeña un papel importante en nuestra capacidad de relacionarnos y vínculos con las personas.

Desde el punto de vista neurológico la empatía es el fundamento de las relaciones humanas. Determina la capacidad de conectar y colaborar con los demás.

La aptitud de sentirse identificado con una persona cercana que está atravesando por un momento difícil en su vida, siendo un sentimiento natural en los seres humanos.
Aunque por lo general, se ve reflejado en las emociones y sentimientos compartidos, los expertos han identificado varios tipos de empatía, siendo las dos principales la empatía emocional y la empatía cognitiva.


Existen diferentes formas y niveles de empatía; Siendo dos las principales;

La Empatía afectiva o emocional:

Es cuando existe un sentimiento en el otro, este sentimiento de esa persona nosotros podemos sentir lo que ella siente. La empatía emocional es la capacidad la percibir los sentimientos de los demás.
Es instintiva e inmediata desde los años 90 se le asigna a las Neuronas espejo,
fue uno de los descubrimientos más importantes de la neurociencia.
El Doctor Keysers dijo las neuronas espejo fueron las que conformaron nuestra idea de civilización.
Tomando consciencia del otro, al observar, imitar y a su vez en quien me veo reflejado.
El cerebro empático nos permite no solo entender el punto de vista de quien está frente a nosotros. Nos ayuda también anticipar intenciones o necesidades.
Al vernos reflejados en los demás, ya que para el cerebro “los otros” son también
una extensión de nosotros mismos.
Cuando se contempla a una persona o animal, el cerebro imita las emociones del otro animal o persona, a pesar de no movernos, en la mente las neuronas espejo
si lo están hacieno.
Por ejemplo si con la persona que se dialoga sonríe aunque una no sonría las neuronas espejo provocan alegría y nos hacen sentir la misma emoción, en este caso positiva.
La emoción que sentimos es la raíz de la comunicación interpersonal, y de la calidad en las relaciones interpersonales, o sea la empatía. Sin empatía la comunicación interpersonal se complica.

Cuando dos personas se encuentran cómodas hablando eso indica que las personas se sincronizan hasta obtando los mismos gestos por estar de acuerdo.
A ello se le llama Mirroring/Espejo se ha demostrado que entre las dos personas sus ondas cerebrales están sincronizadas. La sincronía facilita la compresión entre ellos.
Las personas empáticas tienen un interés genuino por los otros. Escuchan a los otros, preguntan, conectan con sus interlocutores, están presentes en una conversación. La importancia de estar presente conectando y así facilitará la colaboración y comprensión.


Empatía cognitiva;

Es la que comprendemos la situación, lo que siente o piensa pero vemos el problema en perspectiva.
La empatía cognitiva es hacer el esfuerzo de comprender el problema o la situación desde el punto de vista del otro. Requiere un esfuerzo, es fundamental para colaborar en equipo.

Si se desea aumentar la empatía la disposición e interés de querer comprender
a los demás es fundamental. Gestos en la persona que lleva a ampliar la empatía;
Charlar con los compañeros, escuchar y preguntar con interés, entender los mensajes corporales, observar, mirar diferentes puntos, nuevas perspectivas y
lo más importante estar presente.

La empatía nos pone en contacto con el otro.

La empatía hace que las defensas de la persona en un estado de estrés disminuyan y sean remplazadas por las energías positivas favorece el conflicto y despierta la creatividad.

Cuando escasea la empatía cualquier relación se extropea y se rompe.
De allí la importancia de fomentar en nosotros la empatía.

En el momento que se conecta con uno mismo sin juzgarse, la empatía deja
salirse de uno y ponerse en el lugar del otro, que será un reflejo de lo que sucede
en su interior proporcionando una unión natural entre ambos.

Empatía fruto genético y de aprendizaje

Se ha descubierto que la capacidad de sentir empatía tiene influencia genética. Teniendo en cuenta que la educación y la sociedad tienen un impacto significativo.
Las personas que han crecido en un ambiente empático con atenciones a
las emociones y sentimientos les será natural el identificar el dolor de otras personas, que las personas que durante su crecimiento no hayan fomentado la empatía.

Empatía en equilibrio;


La empatía es conveniente y admirable que nos permite comprender a los demás, sin embargo cuando es en exceso hay el riesgo de compartir el sufrimiento ajeno en lugar de sostenerlo.


El cerebro empático y su fin;

Ortega y Gasset dijo:
Sin el otro, sin esa otra persona que no soy yo,
el ser humano no podría entenderse,
como tampoco entenderíamos el concepto de sociedad
.

“La empatía es la llave al Amor un Amor sin empatía no es Amor”

                                                                                                         Margarita Avalos

La empatía es el enlace entre nosotros aunque no siempre el cerebro empático
es de generar el bien del otro, nunca se debe confundir con la simpatía.
En cada cirscunstancia existen diferentes tipos de intereses.

Algunos científicos dicen que las neuronas espejo tienen un componente evolutivo
y por tanto, su poder puede ir avanzando generación tras generación…

Quizás nuestras nuevas generaciones llegen a esa conexión que facilite
la armonía, equilibrio y respeto entre los humanos, hacía los animales y
vegetación.

Un abrazo!
Marga Avalos

 

Margarita Avalos
deandres.lucia@gmail.com
No Comments

Post A Comment